En paralelo, el país inició el jueves la aplicación de la vacuna contra la enfermedad.

Chile reportó este viernes 2.250 nuevos casos confirmados de coronavirus, la cantidad diaria más alta desde el 24 de julio pasado, un día después de haber comenzado a aplicar la vacuna contra la enfermedad, se informó oficialmente.

Con esos guarismos, el país acumulaba desde el comienzo de la pandemia 595.831 contagios, de los cuales 14.133 personas tenían la infección activa, reportó el Ministerio de Salud este mediodía.

Asimismo, 16.358 personas murieron por coronavirus, 55 de ellas en las últimas 24 horas, de acuerdo con el balance oficial.

De los actuales infectados, 678 estaban internados, 530 de ellos con ventilación mecánica y 59 en estado crítico, detalló el parte, según el diario santiaguino El Mercurio.

El vicepresidente del Colegio Médico, Patricio Meza, afirmó que se nota “claramente” que la ocupación de camas de terapia intensiva “ha ido en aumento”, por lo que exhortó a “intensificar” las medidas de prevención, según la agencia de noticias Europa Press.

El especialista expresó su satisfacción por “la llegada de la vacuna” pero advirtió que para que tenga un impacto positivo en la sociedad “tienen que pasar varios meses, cuando ya esté un porcentaje alto de la población vacunada”.

El gobierno de Chile comenzó ayer a aplicar la vacuna desarrollada por los laboratorios estadounidense Pfizer y alemán BioNTech, y los primeros en recibirla fueron trabajadores de la salud.