El equipo del gobierno de La Rioja, luego del pedido que les hiciera el gobernador, Ricardo Quintela, y del encuentro que mantuvieron los miembros del Consejo Federal de Salud (CoFeSa), determinaron que los contactos estrechos de quienes dieran positivo de Covid-19 que sean asintomáticos quedarán exceptuadas del aislamiento, tengan o no las vacunas colocadas contra el coronavirus.
En tanto que los casos positivos seguirán con la misma modalidad de aislamiento.

La decisión se tomó teniendo en cuenta la situación epidemiológica, el positivo avance de la campaña de vacunación, la capacidad de testeo y evaluación del riesgo de exposición de cada actividad que tiene La Rioja, donde entre otras cosas, se realizan testeos y vacunación casa por casa.

De igual manera, enfatizaron que independientemente del esquema de vacunación, se recomienda sostener las medidas de cuidado, evitando asistir a reuniones sociales o eventos masivos, usar el barbijo, mantener los espacios ventilados.

Según señalaron, estas recomendaciones se basan en la evidencia internacional y nacional, que la fuente de infección principal radica en las actividades sociales y eventos masivos mientras que, en el marco de la actividad laboral, donde se implementan protocolos y se realiza un seguimiento de los casos para disminuir la transmisibilidad es una actividad de menor riesgo.

Sobre este último punto indicaron que continuarán con el control estricto del pase sanitario para el ingreso a bares, restaurantes, comercios, organismos públicos, entre otros y y haciendo hincapié en la vacunación como vías que permitan continuar con las actividades de manera normal.