Francia abrió su frontera tras un cierre de dos días y la compañía aérea alemana Lufthansa envió un vuelo especial de carga con 80 toneladas de alimentos. Advierten que el caos de estos días es un anticipo del que podría experimentar el Reino Unido si no llega a un acuerdo de libre comercio de última hora con la UE.

Mercaderías y pasajeros procedentes de territorio británico comenzaron a arribar a las costas francesas luego de que Francia abriera su frontera tras un cierre de dos días por una nueva mutación de coronavirus que mantuvo aislado al Reino Unido y varados a miles de camioneros, generando temores de desabastecimiento.
Autoridades advirtieron que la normalización del tránsito de mercaderías y personas podría llevar varios días, y la compañía aérea alemana Lufthansa envió hoy un vuelo especial de carga con 80 toneladas de frutas, vegetales y otros alimentos perecederos al Reino Unido para evitar la temida escasez de alimentos hasta que se termine de resolver la situación.
Un acuerdo alcanzado el martes por la noche que permite que camioneros y pasajeros que tengan un test negativo de coronavirus crucen a Francia por el Canal de la Mancha trajo algo de alivio, luego de que el país cerrara sus fronteras a los camiones procedentes del Reino Unido el domingo pasado para impedir la llegada de la nueva cepa del coronavirus.
Pero muchos advertían que el caos vivido estos días era un anticipo del que podría experimentar el Reino Unido si no llega a un acuerdo de libre comercio de última hora con la Unión Europea (UE) antes del 31 de enero, cuando termina el plazo que ambos se dieron para lograrlo luego de que el país abandonara el bloque, en enero pasado.
Muchos advertían que el caos vivido estos días era un anticipo del que podría experimentar el Reino Unido si no llega a un acuerdo de libre comercio de última hora con la UE antes del 31 de enero
Un primer ferry con camiones y autos atracó en el puerto francés de Calais antes del amanecer luego de haber salido del puerto inglés de Dover, y trenes de carga y con autos particulares también fueron autorizados a cruzar al continente por el túnel que pasa por debajo del Canal de la Mancha.
Se espera que el tráfico empiece a intensificarse procedente de Inglaterra hacia el final de la mañana, informó la agencia de noticias francesa AFP, que citó a la dirección del puerto.
Medio centenar de países suspendieron las conexiones con Reino Unido a partir del domingo pasado, un día después de que el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció que la nueva variante era responsable de un aumento de los casos de coronavirus en Londres y el sureste de Inglaterra.

Restricciones
Holanda, Bélgica y Bulgaria relajaron las restricciones de viaje impuestas al Reino Unido, pero la mayoría de los demás países aún las mantenían.
Japón anunció que volverá a establecer una prohibición de entrada para la mayoría de los arribos desde el Reino Unido.
La decisión de Francia de cerrar sus frontera a los camiones generó enormes embotellamientos en una autopista cerca del puerto de Dover, donde aguardaban para cruzar el Canal de la Mancha cerca de 4.000 camiones.
Supermercados y comercios minoristas británicos advirtieron de la posibilidad de faltantes de productos debido a que los camiones no podían cruzar a Francia para volver con más mercaderías, en una época del año en que el Reino Unido produce pocos de los alimentos que consume y depende mayormente de los que llegan en camión de Francia.
La decisión de Francia de cerrar sus frontera a los camiones generó enormes embotellamientos en una autopista cerca del puerto de Dover, donde aguardaban para cruzar el Canal de la Mancha cerca de 4.000 camiones
La compañía que administra el Eurotúnel dijo que los camioneros que hacen cola en la autopista que va al puerto de Dover estaban siendo sometidos a pruebas de coronavirus, pero que iba a llevar un tiempo restablecer los niveles normales de tráfico luego de casi 72 horas de bloqueo.
Del lado inglés del canal, soldados y funcionarios de salud británicos se encargaban de hacer los test, que deben ser capaces de detectar la nueva mutación del coronavirus.
El ministro de Comunidades británico, Robert Jenrick, dijo que hasta 4.000 camiones podían estar aguardando en el sureño condado inglés de Kent, donde queda Dover, y urgió a otros camioneros a no ir hacia el lugar hasta que se aliviara un poco el embotellamiento.
Llevará «algunos días» hacer pruebas a todos los camioneros ante de que puedan ingresar a Francia, agregó.

Fuente: Télam