Desde el Instituto de Ambiente de la provincia destacaron que si bien este año no se registra la misma cantidad que en 2020, se debe continuar cumpliendo con las medidas de prevención como dar vuelta objetos que se encuentran en el exterior y pueden acumular agua cuando llueve y cambiar el agua de bebederos de animales, colectores de desagües de aire acondicionado o lluvia, dentro y fuera de la casa.

En la provincia continúan realizándose las tareas preventivas para eliminar a mosquitos transmisores del Dengue, Zika y Chikungunya con operativos que consisten en descacharrados para combatir posibles casos en diferentes zonas.

En Radio UNLaR, Cristian Albretch Presidente del Instituto de Ambiente destacó que “tenemos aproximadamente 455 casos confirmados, de los cuales 97 son activos y alrededor de 500 sospechosos”.

En ese sentido, el profesional recalcó que “en base a lo que padecimos el año pasado, con las bajas temperaturas, es factibles que los casos bajen y vamos a poder trabajar de otra manera con los programas”.