El exagente Adam Coy, de 47 años, fue detenido y acusado de asesinato por disparar y causar la muerte el pasado 22 de diciembre de Andre Hill en la ciudad de Columbus.

Un policía blanco comparecerá ante la Justicia estadounidense, tras ser detenido e imputado por la muerte a tiros de un hombre negro desarmado en el estado de Ohio, informó la cadena CNN.

El exagente Adam Coy, de 47 años, fue detenido y acusado de asesinato por disparar y causar la muerte el pasado 22 de diciembre de Andre Hill en la ciudad de Columbus, indicaron anoche las autoridades.

Al anunciar los cargos, Dave Yost, el fiscal general del estado, dijo que «las mismas reglas se aplican a todos».

«La verdad es la mejor amiga de la justicia, y el gran jurado aquí encontró la verdad», dijo Yost y agregó: «Andre Hill no debería estar muerto».

El asesinato de Hill había desatado una nueva ola de protestas contra la brutalidad policial y el racismo en el país en pleno período navideño y Coy fue despedido de la Policía local en consecuencia.

El exoficial tenía previsto comparecer hoy ante el tribunal y, según adelantaron sus abogados, se declarará «no culpable» y solicitarán «una fianza razonable en la lectura de cargos».

Coy y otro oficial estaban respondiendo a una llamada que no era de emergencia sobre un vehículo sospechoso cuando se encontraron con Hill saliendo del garaje de un amigo que estaba visitando.

Las imágenes de la cámara portátil del oficial muestran a Hill caminando hacia los agentes con un celular en su mano izquierda, mientras su otra mano permanece invisible. Segundos después, Coy dispara su arma y el civil se desploma. No se produce ningún sonido que explique las circunstancias del ataque.

Los policías esperaron varios minutos antes de acercarse a la víctima aún viva, que falleció poco después.

La muerte de Hill se produjo pocas semanas después del homicidio en Columbus de otro hombre negro desarmado, Casey Goodson Jr., de 23 años, quien fue asesinado a tiros por un ayudante del alguacil mientras volvía a su casa tras comprar unos sándwiches.

Las protestas por la justicia racial y contra la brutalidad policial se extendieron por Estados Unidos en mayo pasado tras la muerte de George Floyd, un afroestadounidense asesinado en Minnesota por un oficial de policía blanco, que será juzgado el próximo 8 de marzo.

Floyd, también desarmado, se asfixió bajo la rodilla del agente Derek Chauvin. Transeúntes horrorizados filmaron su muerte, y las imágenes se difundieron rápidamente.

Fuente: Télam