El Ministerio de Salud aprobó el uso en el país de la vacuna rusa, cuyas primeras dosis llegan a Ezeiza el jueves. También está autorizada la vacuna del laboratorio estadounidense Pfizer.

El Ministerio de Salud autorizó «con carácter de emergencia» el uso de la vacuna rusa Sputnik V contra el coronavirus y Argentina se transformó en el primer país de Latinoamérica en registrarla oficialmente, mientras se espera en las próximas horas la llegada de las primeras 300 mil dosis de 10 millones que acordó el Gobierno nacional con su par ruso.

Trescientas mil dosis de esa vacuna llegarán en las próximas horas al país a bordo de un avión de Aerolíneas Argentinas que ya despegó desde Moscú con destino a Ezeiza.

Se trata de la vacuna desarrollada por el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología de Rusia.

Con la aprobación de la Sputnik V, ya son dos las vacunas aceptadas en Argentina luego de que la Anmat autorizara el martes la inscripción en el Registro de Especialidades Medicinales por «interés sanitario en emergencias» de la desarrollada por el laboratorio Pfizer, denominada «COMIRNATY/BNT162b2».

La resolución

En los considerandos de la Resolución 2784 con fecha de este miércoles, que lleva la firma del ministro Ginés González García, se recuerda que la cartera sanitaria celebró el Convenio de Suministro con el objeto de adquirir la vacuna denominada GamCOVID-VAC, marca Sputnik V, registrada en el International Bureau of the World Intellectual Property Organizaton el 16 de septiembre de 2020 y que ya cuenta con la autorización de comercialización en Rusia.

También se indica que en el grupo de trabajo especialmente dedicado a la vacuna para la Covid-19 de la Comisión Nacional de Inmunizaciones (CO.NA.IN.) «se han expuesto los avances relativos al desarrollo de la vacuna Sputnik V y que ésta ha prestado su aval correspondiente».

También la Dirección Nacional de Control de Enfermedades No Transmisibles elaboró un informe técnico referido a la eficacia de la vacuna Sputnik V, «producto compuesto por dos (2) dosis: una del vector de adenovirus Ad26 (primera inyección) y otra del Ad5 (segunda inyección), concluyendo que es recomendable proseguir con la solicitud de autorización de emergencia de la misma».

Este informe fue aprobado por la subsecretaría de Estrategias Sanitaria y la secretaría de Acceso a la Salud.

Además, se recuerda que la Sputnik V «cuenta el Certificado de Fase III» proporcionado por el Centro Nacional Gamaleya de Epidemiología y Microbiología de Rusia.

En un comunicado, Kirill Dmitriev, director ejecutivo del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF, por sus siglas en inglés), celebró la noticia.

La Suptnik V viaja hacia la Argentina.

La Suptnik V viaja hacia la Argentina.

«El registro de la vacuna Sputnik V en Argentina sin ensayos clínicos adicionales en el país representa un gran reconocimiento de los estándares regulatorios rusos y la calidad de los ensayos clínicos. Estamos listos para cooperar en lo que concierne a la vacuna con otros países de América Latina, esperamos que tomen en consideración la decisión de Anmat», dijo Dmitriev.

De esta manera, Argentina se convirtió en el primer país latinoamericano en registrar oficialmente la vacuna Sputnik V en su territorio, que será producida por los socios internacionales de RDIF en India, China, Corea del Sur y otros países, destacó ese Fondo.

El presidente Alberto Fernández había anunciado el acuerdo con Rusia para la compra de vacunas que permitirán inmunizar a 10 millones de personas entre diciembre, enero y febrero, mientras que la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, viajó a Rusia la semana pasada para supervisar el operativo.

La efectividad de la vacuna Sputnik V fue del 91,4% según los datos de 22.714 voluntarios que recibieron la primera y segunda inyección, o placebo, en el tercer y último punto de control, 78 voluntarios enfermos, de acuerdo con el Protocolo de ensayos clínicos de fase III, informó el Fondo Ruso de Inversión Directa.

El Centro Gamaleya y RDIF anunciaron el 14 de diciembre los resultados del análisis de los datos del tercer punto de control, el final, de los ensayos de fase III, 21 días después de que los voluntarios rusos recibieran la primera dosis de la vacuna.

Una dosis de Sputnik V en los mercados internacionales no superará los 10 dólares, mientras que la disponibilidad de una forma liofilizada (seca) de la vacuna facilita significativamente la logística de su distribución gracias a los requisitos simplificados de temperatura para su almacenamiento (entre +2 y +8 grados Celsius).

«Sputnik V se convertirá en una parte importante de la cartera nacional de vacunas contra el coronavirus de Argentina y contribuirá significativamente a proteger a la población contra la pandemia. Esperamos que el primer envío de la vacuna llegue a Argentina muy pronto y sea una buena noticia esta Navidad», indicó Dmitriev.

Tecnología de la vacuna

La Sputnik V utiliza una tecnología llamada de «vectores no replicantes», virus que se modifican genéticamente para que no tengan capacidad de reproducirse en el organismo y se utilizan para transportar material genético del virus del que se quiere inmunizar.

En el caso de la vacuna rusa, usa dos adenovirus (uno diferente en cada dosis) para provocar una mayor y más duradera respuesta en el sistema inmunológico.

La vacuna de Pfizer (Estados Unidos) y BioNTech (alemana), la primera en ser aprobada en la Argentina, ya obtuvo la autorización de emergencia en Reino Unido, Estados Unidos y Canadá, donde ya se comenzó a vacunar.

La Anmat informó el listado de vacunas contra el SARS-CoV-2 que presentaron la documentación necesaria para su registro: la Sputnik V obtuvo la autorización de emergencia, luego de presentar el 4 de diciembre los requerimientos en el Ministerio de Salud.

Para el registro del producto, el laboratorio Janssen, con su vacuna Janssen Covid 19 Vaccine, entregó la documentación el 4 diciembre; el laboratorio Pfizer, con su vacuna de arn del Sars-Cov-2 lo hizo el 2 de diciembre; el laboratorio HLB Pharma Group presentó la documentación el 2 de noviembre por la Sputnik V; mientras que Astra Zeneca con su vacuna AZD-1222 hizo lo propio el 5 de octubre.

En los primeros días de noviembre, Argentina firmó un acuerdo con AstraZeneca por más de 22 millones de dosis de su vacuna, que estarían disponibles a partir de marzo.

En tanto, la empresa mAbxience, del Grupo Insud, anunció que producirá en su planta de la localidad bonaerense de Garín unas 150 millones de dosis del principio activo de esa vacuna, y que cada una costará alrededor de 4 dólares.

Respecto a la vacuna de Janssen, la farmacéutica de Johnson & Johnson (Estados Unidos), el Gobierno argentino mantiene conversaciones con la compañía aunque hasta el momento no hay información sobre la cantidad de dosis ni cuándo las entregaría.