Con cuatro fechas realizadas, Vitarti Girl Team logró subirse una vez al podio. Sus integrantes -pilotas, mecánicas e ingenieras- cuentan que fueron muy bien recibidas tanto en la pista como en boxes. ¿El primer objetivo? Correr toda la temporada. Este domingo 25 de julio las espera la quinta fecha del torneo.

Contradiciendo a la sacrosanta Real Academia Española a las que van al volante les gusta que le digan “pilotas”, en femenino. Pero también hay mecánicas e ingenieras y una lideresa de equipo ya que la característica distintiva del Vitarti Girl’s Team que debutó este año en la categoría Top Race Junior del automovilismo argentino es que está integrado sólo por mujeres.
A tres meses del debut que fue en abril, las chicas del equipo cuentan que sus pares varones las recibieron de la mejor manera y apuestan a seguir aprendiendo para crecer en la categoría y a sumar apoyo económico proveniente de empresas de productos femeninos.
La llegada de Vitarti a las pistas se gestó en plena pandemia. Al principio iba a ser un equipo satélite de la escudería JRT Racing, “Tal vez tener un auto a la par de ellos pero atendido por mujeres. Con el correr del tiempo, la idea fue cambiando y el proyecto de un ‘team’ femenino fue tomando forma”, cuenta Tamara Vital, periodista deportiva y jefa del equipo al que bautizó con el nombre del taller mecánico que tiene con su novio en la ciudad de Tandil.
Junto a ella hicieron pie en las pistas las pilotas Rocío Migliore, Valentina Funes y Agustina Mattio; la encargada de la ingeniería, Estefanía Onofrio y las mecánicas Mile Ferrandis, Paula Salazar, Victoria Pascual y Agustina Carreira.
La lideresa del “team” que tiene base en la localidad bonaerense de Campana confiesa que la mayor dificultad no es técnica sino presupuestaria. “Nos cuesta muchísimo y vamos día a día, fecha a fecha. Por la pandemia y la situación general del país. Estamos dependiendo mucho de los sponsors que son de los pueblos donde viven las chicas. Tal vez son sponsors chicos, como los que tiene Valentina. Rocío hace rifas en su pueblo que queda al Norte de Santa Fe. Agus tiene a varios emprendedores que quizás ponen 20 mil, 15 mil o 10 mil pesos y vamos juntando de a puchitos lo necesario para costear equipos y traslados», grafica Vital.
La búsqueda de sponsors les deparó a las chicas de Vitarti una profunda decepción: si bien recibieron consultas de empresas grandes, las de productos femeninos les cerraron la puerta. “Argumentan que el automovilismo no tiene público femenino. ¡Pero no es así! Están las pilotas, las madres, las hermanas y muchísimas hinchas. Eso es lo que queremos romper para que nos apoyen”, argumenta Vital.
Fuente: Télam