En el marco de un faltante de vacunas, la medida propuesta por el Ministerio de Salud abarcaría al personal sanitario y a policías, bomberos, docentes y otros colectivos con función esencial.

Se aconseja que las personas con inmunodepresión grave, enfermedad cardiovascular no controlada o hepática, renal o neurológica graves no reciban la vacuna de AstraZeneca.
Se aconseja que las personas con inmunodepresión grave, enfermedad cardiovascular no controlada o hepática, renal o neurológica graves no reciban la vacuna de AstraZeneca.

Las autoridades de salud españolas propusieron este miércoles postergar la vacunación del personal de primera línea menor de 55 años que haya superado el coronavirus, así como también de las personas de ese rango etario que hayan recibido una primera dosis y se hayan infectado mientras esperaban la segunda.

Le medida abarcaría al personal sanitario y a policías, bomberos, docentes y otros colectivos con función esencial, informó la cadena de noticias pública española RTVE, en el marco de un faltante de vacunas.

La propuesta aparece mencionada en un documento publicado por el Ministerio de Salud y se espera que este miércoles sea aprobado en una reunión entre la ministra de Salud, Carolina Darias, y las comunidades autónomas.

El texto también aconseja que las personas con alguna inmunodepresión grave, enfermedad cardiovascular no controlada y enfermedad hepática, renal, metabólica/endocrina o neurológica graves no reciban la vacuna de AstraZeneca.

Las personas con estas patologías y aquellas mayores de 56 años «se vacunarán más adelante cuando les corresponda por grupo de edad y/o condición de riesgo», con la vacuna más indicada «en función de la disponibilidad de vacunas y la nueva evidencia disponible».

El informe detalla que en los ensayos clínicos de la vacuna de AstraZeneca valorados para su autorización no incluyeron personas con este tipo de enfermedades, ni tampoco a embarazadas.

En cuanto a la vacunación del personal sanitario de primera línea, del otro personal sanitario y sociosanitario y de los colectivos con función esencial para la sociedad sin condiciones de riesgo que han pasado el coronavirus recomienda posponer la vacunación por seis meses desde que fueron diagnosticados.

Para las personas de hasta 55 años de estos colectivos sin condiciones de riesgo, con diagnóstico de infección tras recibir la primera dosis de la vacuna de cualquiera de las tres disponibles también aconseja posponer la segunda dosis seis meses después del diagnóstico.

La Comisión sostiene que estas recomendaciones son «provisionales, y podrían modificarse más adelante en función de las nuevas evidencias».

La Comisión de Salud Pública también recomienda que en el caso de personas en residencias y de grandes dependientes con varios tutores legales que no lleguen a un acuerdo en cuanto a la vacunación, prevalezca la «ciencia» y se las vacune, salvo que haya algún motivo clínico que justifique no hacerlo.

Asimismo, indica que si por motivos de desabastecimiento o similares, se retrasa la administración de la segunda dosis más allá del intervalo recomendado, «no se invalida la dosis puesta» porque «dosis puesta, dosis que cuenta», afirma.

En estos casos, se pondrá la vacuna lo antes de que sea posible después de pasado el tiempo recomendado para aplicar la segunda dosis.

Según el último reporte oficial, más de 3 millones de personas se contagiaron de coronavirus y más de 63.000 fallecieron por la enfermedad desde el inicio de la pandemia.

Fuente: Télam