La innovación y nuevas tecnologías detrás de la fabricación de tejidos

El mundo ha evolucionado exponencialmente en los últimos años. Si en los siglos anteriores se tardaban lustros o incluso décadas en lograr avances en los sectores profesionales, la efectividad de los procesos de producción, etc., hoy en día se puede conseguir en cuestión de segundos.

Desde los años cincuenta del pasado siglo, la tecnología ha acelerado todos los procesos: hoy en día aparecen nuevas aplicaciones, maquinarias e innovaciones que hacen el trabajo más fácil, automatizan tareas o generan fabricaciones en serie. Esto se traduce en empresas más productivas y eficientes, que abaratan costes y pueden ofrecer una mayor respuesta a los cambios del mercado.

La innovación y las nuevas tecnologías han penetrado en todos los ámbitos profesionales. También en el de la fabricación de tejidos. Y es que pese a ser una profesión eminentemente creativa y artesanal, la tecnología ha hecho posible que se automaticen algunos profesos, con todos los beneficios que esto tiene tanto para las empresas como para el público que se convierte en consumidor.

Beneficios del I+D en tejidos

Utilizar desarrollos del I+D en tejidos no es una locura que solo llevan a cabo las grandes marcas del planeta. Cualquier fábrica de tejidos, por pequeña que sea, se ha ido adaptando con el tiempo a las nuevas maquinarias, protocolos y opciones que ofrece la tecnología.

Patronaje, corte, diseño…. las máquinas son unas aliadas magníficas en la industria textil. La fabricación de tejidos, de hecho, es una de las especialidades que más se beneficia de la evolución de la técnica.

Y es que aplicar la investigación e innovación en los procesos aporta numerosos beneficios: se pueden crear tejidos más resistentes, experimentar con nuevos materiales, elevar su elasticidad o mejorar los acabados.

Todo esto se convierte en nuevas oportunidades de conquistar mercados y públicos. Por tanto, la investigación y la innovación en la industria de la fabricación de tejidos es indispensable para convertirse en empresas competitivas en el mercado global de la actualidad.

Tradición y vanguardia

Empresas tradicionales, con muchos años de experiencia, se han lanzado a la carrera de implementar la innovación y las nuevas tecnologías para los desarrollos de tejidos.

Esto, lejos de ser un problema, es una virtud: permite a las compañías aunar lo mejor de la tradición y lo mejor de la vanguardia. ¿Y en qué se traduce eso? En que directivos y trabajadores aportan lo mejor de ambos mundos para trabajar más y mejor. Y, sobre todo, para llevar a los productores de ropa y por tanto al consumidor, telas y tejidos de la mejor calidad.

La experiencia en este campo es un grado. Por eso las empresas tradicionales que integran las nuevas tecnologías en sus procesos adquieren un margen de ventaja respecto a la competencia: conocen el mercado, saben dar respuesta a las necesidades del sector y tienen un continuo e histórico feedback con sus clientes, que confían en ellas y trasladan sus demandas, ideas y proyectos.

Sin duda, la fabricación de tejidos se ha beneficiado notablemente de la aplicación de las tecnologías y los protocolos de innovación.

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com