«El año pasado hubo momentos en casi todos los países en los que los casos disminuyeron, y los gobiernos se abrieron demasiado rápido y las personas bajaron la guardia, solo para que el virus volviera a rugir», remarcó Tedros Ghebreyesus, titular de la OMS.

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, adviritó este lunes a los países que no relajen las medidas contra el coronavirus pese a que «por tercera semana consecutiva» la cifra de nuevos casos a nivel mundial descendió, y los exhortó a invertir en pruebas para diagnósticos.

«Todavía hay muchos países con un número creciente de casos, pero a nivel mundial, esta es una noticia alentadora, demuestra que este virus puede ser controlado, incluso con las nuevas variantes en circulación, y demuestra que si seguimos con las mismas medidas de salud pública de eficacia probada, podemos prevenir las infecciones y salvar vidas», celebró Ghebreyesus, citado por la agencia Europa Press.

Sin embargo, el titular de la OMS alertó que no es necesario relajar las medidas contra el coronavirus que, a un año desde que se declaró como emergencia de salud pública de alcance internacional lo padecen más de 100 millones de personas y causó la muerte de más de 2.2 millones.

«Ya hemos pasado por esto antes; durante el año pasado, hubo momentos en casi todos los países en los que los casos de Covid-19 disminuyeron, y los gobiernos se abrieron demasiado rápido y las personas bajaron la guardia, solo para que el virus volviera a rugir», remarcó.

«Es vital que los gobiernos permitan a la gente tomar las decisiones correctas, ya sea facilitando el cumplimiento de la cuarentena o haciendo más seguros los lugares de trabajo».

TEDROS GHEBREYESUS

«Controlar la propagación», destacó el jefe de la OMS, «salva vidas ahora, y salva vidas más adelante al reducir las posibilidades de que aparezcan más variantes», además de que «ayuda a garantizar que las vacunas sigan siendo eficaces».

También, Ghebreyesus instó a los países a invertir en pruebas diagnósticas, luego de que la OMS diera a conocer la última edición de su lista anual de diagnósticos esenciales (EDL) para «abordar la falta de acceso a pruebas y servicios de pruebas en múltiples países».

La lista, además de pruebas contra coronavirus recomendadas por la OMS (PCR y antígeno), amplía el conjunto de pruebas para enfermedades prevenibles e infecciosas por vacunación y enfermedades no transmisibles (como el cáncer y la diabetes), y por primera vez incluye pruebas que no deberían suministrarse en los países, referentes a la tuberculosis y al VIH.

La semana pasada, en la apertura de la 148ª reunión del comité ejecutivo de la OMS, Ghebreyesus advirtió que «cada día que pasa, aumenta la brecha entre los que tienen y los que no tienen».

«Los países ricos están distribuyendo vacunas» para combatir el coronavirus «mientras los países menos desarrollados esperan».apuntó el máximo dirigente del organismo sanitario internacional de la ONU, y advirtió que el mundo «se enfrentaba a un fracaso moral catastrófico si no cumplía con la equidad de las vacunas».

En este contexto, la OMS y la FIFA -con motivo de la Copa Mundial de Clubes 2020, que se jugará en Qatar del 4 al 11 de febrero-, lanzan una campaña de concientización para promover el acceso equitativo a las vacunas en todo el mundo, y para instar a la población a practicar el uso de mascarillas, el distanciamiento físico y la higiene de las manos.