Así lo expresó la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, quien manifestó su preocupación por el aumento de los casos de violencia de género en el último año e indicó que trabaja con los ministerios de Mujeres, Género y Diversidad y de Justicia para abordar la problemática.

La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, aseguró este domingo que el tratamiento de los casos de femicidios “debe ser una de las prioridades de la agenda del Gobierno nacional” y destacó la decisión del presidente Alberto Fernández de crear un Consejo Federal para la Prevención y Abordaje de Femicidios, Travesticidios y Transfemicidios.

Frederic expresó su preocupación por el aumento de los casos de violencia de género en el último año e indicó que trabaja con los ministerios de Mujeres, Género y Diversidad y de Justicia para abordar la problemática.

“Nosotros hemos venido trabajando todo el año pasado para tratar de abordar las violencias extremas por razones de género. Esa tarea nos ha llevado a diseñar una serie de instrumentos para mejorar la intervención, para anticiparnos a estos hechos trágicos, repudiables, lamentables, que azotan a la Argentina, y en algunas zonas del país más que en otras”, resaltó.

“Sabemos que no vamos a impedir todos los femicidios de acá a un mes, pero tenemos la responsabilidad de evitar todos los casos que podamos, también considerando que las herramientas para la intervención las tienen los gobiernos provinciales”, precisó.

La titular de la cartera de Seguridad aseguró que la tarea del Gobierno nacional será “articular las intervenciones, apoyar, poner el tema en agenda todo el tiempo, que el tema esté entre las prioridades de la agenda de gobierno”.

La ministra aseguró que “muchas veces las medidas que se toman, se toman revictimizando a la víctima, cercando a la víctima en lugar de cercar al victimario”.

“Me parece que ahí hay que repensar y todos tenemos que repensar esas intervenciones para que la víctima no termine acorralada como termina pasando en la mayor parte de los casos”, concluyó.