El objetivo es que cada país pueda adaptar las medidas sanitarias que impone, por ejemplo eximiendo de cuarentena o de la obligación de presentar una PCR negativa al turista vacunado o con anticuerpos.

Los 27 estados miembros de la Unión Europea (UE) acordaron este miércoles que el certificado para viajeros inmunizados que el bloque quiere tener listo a finales de junio no sea una «precondición» para la libre circulación de los europeos, una línea roja que defenderán en las negociaciones con el Parlamento pese al interés de que sea entendido como un «pasaporte» de países como España y Grecia.

El objetivo es que cada país pueda adaptar las medidas sanitarias que impone para el control de la pandemia a la situación del visitante, por ejemplo eximiendo de cuarentena o de la obligación de presentar una PCR negativa al turista vacunado o con anticuerpos. Una vez sea adoptado el instrumento, los países tendrán un periodo de seis semanas para adaptarse.

La noticia fue celebrada por el primer ministro de Portugal, Antonio Costa, que destacó: «La situación epidemiológica actual sigue siendo de gran preocupación, pero cuando miramos más allá necesitamos contar con soluciones que funcionen en todos los estados miembro».

En paralelo, mientras algunos países de la región implementan más restricciones, otros empiezan a flexibilizar medidas.

Polonia, por ejemplo, anunció este miércoles la extensión de las medidas de restricción vigentes por el coronavirus hasta el 25 de abril, en medio de una fuerte presión del sistema sanitario que registra 34.000 personas hospitalizadas con la enfermedad, como consecuencia del aumento de los contagios.

Entre las medidas se contempla el cierre de instituciones culturales, discotecas, centros comerciales y lugares que vendan comida preparada, mientras que los hoteles permanecerán inhabilitados hasta el 3 de mayo, y la prohibición de eventos sociales.

«Tuvimos el apogeo de la tercera ola en cuanto a número de infecciones en las semanas anteriores. Ahora esta ola está barriendo los hospitales», alertó el ministro de Salud, Adam Niedzielski, quien mantuvo el uso obligatorio del tapabocas.

En Alemania, en tanto, las autoridades reportaron 21.693 contagios de Covid-19 y 324 muertes en las últimas 24 horas, según el Instituto de epidemiología Robert Koch.

Desde fines de 2020, en Alemania están cerrados los restaurantes, bares, clubes, gimnasios, centros culturales y lugares de ocio para frenar los contagios, aunque con bajo acatamiento en algunas regiones.

Con las cifras al alza, las comunidades autónomas de España notificaron este miércoles al Ministerio de Sanidad 10.474 nuevos casos de Covid-19, 5.613 de ellos diagnosticados en las últimas 24 horas, cifras que son superiores a las del mismo día de la semana pasada, cuando se notificaron 8.788 positivos, y también se informaron 131 nuevos fallecimientos, en comparación con 126 el miércoles pasado.

La incidencia acumulada en los últimos 14 días por 100.000 habitantes se sitúa en 200,98, frente a 196,20 este martes, según replicó la agencia Europa Press.

En Italia, mientras las cifras de contagios y muertes a causa del coronavirus este miércoles fueron de 16.168 y 469, respectivamente, las autoridades anunciaron la llegada de 50 millones de dosis de la vacuna Pfizer en los próximos a Europa.

Italia recibirá «más de 670.000 dosis en abril, 2.150.000 dosis en mayo y más 4 millones en junio», informó el comisario para la gestión de la emergencia de la Covid-19, Francesco Paolo Figliuolo, y agregó que «hay muchas regiones italianas que están a punto de terminar de vacunar a los mayores de 80», según recoge el diario La Republica.

En pleno proceso de desconfinamiento y con una avanzada campaña de vacunación, el Reino Unido, donde el martes último comenzó la inmunización en personas mayores de 45 años y se autorizó en Inglaterra la vacuna desarrollada por Moderna, la tercera del país europeo, se constataron hoy 2.491 nuevos contagios de coronavirus y 38 muertes.

Por otro lado, en Eslovaquia las autoridades se preparan para aliviar algunas restricciones después de haber logrado bajar el número de contagios diarios aunque alertaron que se mantienen las medidas de prevención como el uso de mascarillas y la distancia sanitaria.

Esta nueva etapa permitirá en los comercios el ingreso a una persona cada 15 metros cuadrados siempre que lleve tapabocas y presente un test negativo de coronavirus y con la misma dinámica se reanudarán los servicios religiosos.

Hasta el momento, y desde diciembre, únicamente permanecían abiertas las tiendas que venden alimentos y productos esenciales.

La misma suerte corre en Bélgica, que reabrirá su frontera al turismo a partir del 19 de abril y permitirá la actividad de hostelería en terrazas a partir del 8 de mayo, fecha en la que se levantará el toque de queda, aunque se limitará el número de personas en reuniones entre medianoche y las 5, según acordó hoy el Comité de Concertación.

En la misma línea, a partir del 26 de abril también se reabrirán peluquerías, centros de belleza y comercios no esenciales.

Fuente: http://www.telam.com.ar