Esta imagen muestra un nuevo tipo de estrella descubierta en 2019 que nunca antes se había visto con rayos X y ahora ha sido investigada con el telescopio de rayos X XMM-Newton de la ESA.


Esta extraña estrella se formó después de que dos enanas blancas, restos de estrellas como nuestro Sol, chocaran y se fusionaran. Pero en lugar de destruirse entre sí en el evento, las enanas blancas formaron un nuevo objeto que brilla intensamente a la luz de los rayos X.

Cuando se descubrió, los astrónomos ya informaron que el objeto tiene velocidades de viento muy altas y es demasiado brillante, y por lo tanto demasiado masiva, para ser una enana blanca corriente. Sugirieron que el objeto es un nuevo tipo de estrella que sobrevivió a la fusión de dos enanas blancas.

Con base en la nueva observación, Lidia Oskinova de la Universidad de Potsdam y su equipo sugiere que lo que vemos en la imagen es un nuevo tipo de fuente de rayos X impulsada por la fusión de dos enanas blancas, informa la ESA.

El remanente del choque, la nebulosa, también es visible en esta imagen y está compuesto principalmente por el elemento neón –que se muestra en verde–. La estrella es muy inestable y probablemente colapsará en una estrella de neutrones dentro de 10.000 años.

Fuente: http://www.infobae.com