El Movimiento Feminista de Madrid anunció que recurrirá la decisión de la Delegación de Gobierno en Madrid y tiene planeado reunirse para «tomar decisiones» sobre qué hacer el 8M.

Madrid prohibió toda manifestación por la conmemoración del Día Internacional de la Mujer ante la alta incidencia del coronavirus, una decisión que el movimiento de mujeres ya anticipó que apelará ante la Delegación del Gobierno.

«He tomado la decisión de prohibir, por motivos de salud pública, todas las manifestaciones y concentraciones convocadas, porque estamos en un momento en que Madrid sigue siendo de los territorios de España con mayor incidencia de contagios» de Covid-19, señaló el delegado del Gobierno en la región, José Manuel Franco, en una rueda de prensa.

Franco dijo que entre el domingo y el lunes habían sido solicitadas autorizaciones para más de un centenar de actos, que habrían implicado reunir a «más de 60.000 personas moviéndose por las diferentes calles de Madrid».

De esta manera, la delegación del gobierno rectifica una decisión anterior, según la cual iba a permitir manifestaciones de menos de 500 personas, con respeto de la distancia de seguridad.

Las convocantes de los actos criticaron el anuncio

El Movimiento Feminista de Madrid anunció que recurrirá la decisión de la Delegación de Gobierno en Madrid y tiene planeado reunirse para «tomar decisiones» sobre qué hacer el 8M.

La vocera del movimiento, Ana Sánchez de la Coba, dijo que la manifestación, en este caso en la Plaza de Callao, estaba autorizada «desde hace más de 20 días» para 250 mujeres.

Sánchez aseguró que estaba todo organizado para cumplir con las recomendaciones y se quejó de la prohibición «argumentando motivos de salud», cuando en la Comunidad de Madrid se celebran «continuamente y todas las semanas manifestaciones», los transportes públicos van «atestados», se realizan «fiestas ilegales» o las terrazas están «llenas».

«Es un ataque directo a las mujeres», aseveró la vocera del Movimiento Feminista de Madrid, citada por la agencia de noticias Europa Press.

«No podemos entender que de nuevo las mujeres tengamos que ser las demonizadas», denunció y remarcó que las mujeres demostraron no sólo que son «cuidadoras» de «todos los ciudadanos», de las «familias» o de los «mayores», sino que también son «responsables».

Por su parte, la Comisión 8M recordó que el movimiento de mujeres «lleva años llenando las calles de Madrid y demostrando su fuerza en cada convocatoria».

«El 8M estaremos presentes. Porque la crisis provocada por la pandemia ha impactado» especialmente en las mujeres, agregó en Twitter, sin dar detalles de cómo conmemorarán el día.

En tanto, la ministra de Igualdad, Irene Montero, de Podemos, socio minoritario de la coalición de Gobierno con los socialistas, destacó en un evento sindical que algunos quieren negar «el derecho a la calle» que «tanto costó conseguir».

Sin embargo, dijo que como miembro del Gobierno cumplirá «escrupulosamente» las indicaciones sanitarias, informó la agencia de noticias AFP.

Otras ministras españolas, del partido socialista, habían pedido en días anteriores no marchar para evitar contagios.

La capital de España, país con un fuerte movimiento feminista, fue escenario en años anteriores de grandes manifestaciones por el 8M

En 2020, varios miembros del Ejecutivo se unieron a la concentración de más de 100.000 personas. Días después, tres ministras dieron positivo por covid-19.

En mayo, un informe policial criticó el haber autorizado esa marcha cuando ya se registraban contagios, lo que inflamó el debate político.

España es uno de los países europeos más golpeados por el coronavirus, con más de 70.000 fallecidos y 3,1 millones de casos confirmados.

Fuente: http://www.telam.com.ar