La medida era ampliamente esperada luego de que la compañía anunció en mayo que los primeros resultados de un ensayo con 3.700 adolescentes entre esas edades determinaron que el régimen de dos vacunas era «seguro» y «altamente efectivo» en esa población.

El laboratorio Moderna solicitó este jueves a las autoridades reguladoras de Estados Unidos autorización para el uso de emergencia de su vacuna contra la Covid-19 en adolescentes de entre 12 y 17 años.

La medida era ampliamente esperada luego de que la compañía anunció en mayo que los primeros resultados de un ensayo con 3.700 adolescentes entre esas edades determinaron que el régimen de dos vacunas era «seguro» y «altamente efectivo» en esa población.

El lunes, la empresa biotecnológica estadounidense hizo solicitudes similares a las agencias reguladoras de Canadá y la Unión Europea, informó la agencia de noticias AFP.

La vacuna de Moderna está hasta ahora autorizada para los mayores de 18 años.

«Nos alienta que la vacuna contra la Covid-19 de Moderna fue altamente efectiva para prevenir la enfermedad y la infección por el SARS-CoV-2 en adolescentes», dijo el director ejecutivo de la empresa, Stephane Bancel.

La eficacia de la vacuna fue de 100% luego de dos dosis cuando se usó la misma definición de enfermedad que fue aplicada en el ensayo con adultos.

La vacuna fue tolerada sin problemas de seguridad.

Los efectos secundarios más comunes tras la segunda dosis eran dolor de cabeza, fatiga, dolores corporales y escalofríos.

La agencia estadounidenses de Alimentos y Medicamentos (FDA) autorizó en mayo el uso de la vacuna contra la Covid-19 de Pfizer-BioNTech para jóvenes entre 12 y 15 años.

Aunque los adolescentes son mucho menos susceptibles a sufrir un caso severo de Covid-19 que los adultos, los expertos creen que es importante incluirlos en la vacunación para ayudar a alcanzar una inmunidad en la población contra la enfermedad.

Casi 52% de los 332 millones de estadounidenses recibieron al menos una dosis de vacunas, pero la campaña de inmunización se está desacelerando debido a la renuencia de algunos grupos.

El presidente Joe Biden se fijó la meta de que el 70% de los adultos estén vacunados con al menos una dosis para el 4 de julio, fecha que el país celebra su Día de la Independencia.