El modista tenía 98 años y falleció este martes en un hospital de París. Fue el pionero del prêt-à-porter en el mundo.Cardin, hijo de inmigrantes italianos que se convirtió en un hombre de negocios mundialmente conocido, murió por la mañana del martes en el hospital americano de Neuilly, ubicado en el oeste de París.

«Es un día de gran tristeza para toda nuestra familia, Pierre Cardin ya no está. El gran diseñador de moda que fue, atravesó el siglo, dejando a Francia y al mundo un legado artístico único en el mundo, pero no sólo», escribieron sus familiares en un comunicado.

«Estamos orgullosos de su tenaz ambición y de la audacia que demostró a lo largo de su vida. Hombre moderno con múltiples talentos y una energía inagotable, se involucró muy pronto en los flujos de la globalización de bienes y el comercio», agregó el texto.

Pierre Cardin abrió un «puesto» en un gran almacén e hizo desfilar a hombres. También adoptó un sistema de licencias a gran escala que le aseguraba una difusión en todo el mundo, con lo que logró estampar su nombre en productos tan variados como corbatas, cigarrillos, perfumes o agua mineral.

Cardin expandió sus negocios a Asia, donde tenía una gran reputación: viajó desde 1957 a Japón, entonces en plena reconstrucción, y organizó desfiles en China desde 1979.

«Italiano de nacimiento, Pierre Cardin nunca olvidó sus orígenes, al mismo tiempo que muestra un amor incondicional por Francia», escribió su familia.

El texto para dar cuenta de su fallecimiento destacó su «consagración suprema, es finalmente el primer modisto en entrar en la Academia de Bellas Artes, haciendo que la moda sea reconocida como un arte de pleno derecho».