Las primeras manifestaciones se habían producido la noche del martes, horas después de que la Policía se llevara detenido al rapero, para que empezara a cumplir una pena de nueve meses de prisión por la publicación de unos tuits insultantes hacia la monarquía.

La justicia española confirmó este jueves una sentencia de dos años y medio de prisión contra el rapero Pablo Hasel por los delitos de obstrucción a la justicia y amenazas a un testigo, en momentos en que se extienden las protestas para exigir su liberación tras el encarcelamiento por insultar a la monarquía y las fuerzas de seguridad.

La sentencia

En medio de esta polémica, que divide a la coalición de Gobierno formada por los partidos Podemos y PSOE, la Audiencia de Lleida confirmó una condena a dos años y medio de prisión contra el artista por amenazar a un testigo de un juicio contra dos policías municipales.

La sentencia emitida el 12 de febrero pero difundida este jueves ratifica la pena impuesta por un juzgado de primera instancia, que el condenado apeló. La decisión puede llegar ahora ante el Tribunal Supremo.

El hecho

Según los hechos probados, el rapero publicó en octubre de 2017 un tuit con la foto del testigo de un juicio contra dos policías municipales, asegurando que estos lo habían comprado y por ello habían sido absueltos.

Dos días después, Hasel, cuyo nombre real es Pablo Rivadulla Duró, increpó al testigo en un bar, intentó propinarle una patada y le gritó «Te mataré hijo de puta», según consigna la agencia de noticias AFP.

El arresto

La sentencia se suma al largo historial judicial del rapero, que el martes fue encarcelado para cumplir una pena de nueve meses por enaltecimiento del terrorismo a raíz de una serie de tuits contra la policía y la monarquía.

Su arresto desató una ola de protestas que se extendieron anoche fuera de Cataluña, a Madrid y otras ciudades, y la Policía detuvo a más de 50 personas.

 

Fuente: Télam