El descubrimiento de la primera madriguera fósil para anidar de iguanas, en una isla exterior de las Bahamas, llena un vacío de conocimiento científico para un comportamiento prehistórico de un lagarto icónico.

La revista PLOS ONE publicó el hallazgo de los científicos de la Universidad de Emory, que también descubre nuevas pistas sobre la historia geológica y natural de las Bahamas.

La madriguera fosilizada se remonta a la época del Pleistoceno tardío, hace unos 115.000 años, y está situada en la isla de San Salvador, más conocida como el probable lugar donde Cristóbal Colón hizo su primer desembarco en su viaje de 1492.

«San Salvador es una de las islas más exteriores de la cadena de las Bahamas y está realmente aislada», dice Anthony Martin, profesor del Departamento de Ciencias Ambientales de Emory y autor principal del artículo de PLOS ONE. «Es un misterio cómo y cuándo llegaron allí las iguanas salvadoreñas de hoy en día. Actualmente, se hallan entre los lagartos más raros del mundo, y solo quedan unos pocos cientos de ellos».

La especialidad de Martin es la icnología, el estudio de los rastros de la vida, como huellas, nidos y madrigueras. Él documenta rastros actuales para ayudarle a identificar fósiles de rastros del pasado profundo, para aprender sobre el comportamiento animal prehistórico.

El descubrimiento actual fue hecho durante un viaje de campo a San Salvador como parte del curso «Entornos Tropicales Modernos y Antiguos», co-dirigido por Martin y Melissa Hage, un profesor asistente de ciencia ambiental en el Emory’s Oxford College y co-autor del trabajo. Entre los coautores también se incluyen dos ex-graduados de la clase: Dottie Stearns (que actualmente cursa estudios de medicina en la Universidad de Colorado) y Meredith Whitten (que actualmente trabaja en la ordenación de la pesca en el estado de Carolina del Norte).

«No importa cuánto leas sobre las cosas en un libro de texto, muchos conceptos de geología no se aplican hasta que los ves en la vida real», dice Hage. «Provoca mucha emoción en los estudiantes cuando experimentan el proceso de descubrimiento científico en el campo».

[Img #62725]

 

Anthony Martin junto al rastro fósil de la madriguera de la iguana del Pleistoceno. (Foto: Melissa Hage)

«Los estudiantes llegan a ver realmente las conexiones del pasado y el presente», añade Martin. «En el punto norte de San Salvador, por ejemplo, el ondulado paisaje consiste en antiguas dunas de arena que se convirtieron en roca. Podemos caminar a través de estas antiguas dunas para ver el registro de la roca y tener una idea de cómo la isla cambió con el tiempo».

Durante una parada en el camino de la costa en el extremo sur de la isla, Martín notó por casualidad lo que parecía ser el rastro de una madriguera fósil de iguana en un afloramiento de piedra caliza expuesto por un corte de carretera.

El registro fósil de las iguanas se remonta al Cretácico Superior en América del Sur. Hoy en día las iguanas se encuentran en las zonas tropicales de México, América Central, América del Sur, el Caribe y las Bahamas.

Las iguanas pueden crecer hasta casi dos metros de largo, incluyendo sus colas. A pesar de su gran tamaño, sus formidables garras y sus espinas de aspecto feroz dispuestas en su espalda, las iguanas son en su mayoría herbívoras.

La iguana de roca de San Salvador, Cyclura riyeli riyeli, y otras especies de Cyclura, ahora en peligro de extinción, abundaban en todas las Bahamas antes de 1492, cuando los barcos europeos comenzaron a introducir ratas, cerdos y otras especies invasoras que se alimentan de los huevos de los lagartos.

«Una de las cosas buenas de las iguanas es que son supervivientes», dice Martin. «Y una de las principales formas en que sobreviven es a través de su madriguera. Cavar madrigueras les ha ayudado a sobrevivir a huracanes, sequías y otras cosas malas que pueden estar en su entorno, como la mayoría de los depredadores. Pero las madrigueras no son tan útiles cuando se trata de ratas y cerdos».

Después de una investigación más profunda, Martin y sus coautores determinaron que el rastro fósil que notó en el afloramiento de piedra caliza era el de una madriguera de iguana anidando. Otras pruebas, incluyendo una madriguera fósil de cangrejo de tierra cercana, descubierta por Hage, mostraron que el afloramiento era una antigua duna de arena interior, donde las iguanas prefieren poner sus huevos.

El rastro de la iguana reveló el patrón distintivo de una hembra creando un nido. «Las iguanas han desarrollado un comportamiento en el que una hembra se entierra viva en la arena, pone sus huevos y luego ‘nada’ hacia afuera, apretando la arena suelta detrás de ella al salir de la madriguera para esconder los huevos de los depredadores», dice Martin.

Esta técnica de relleno creó zonas de compactación que se desgastaron con el tiempo de la piedra caliza circundante porque eran más duraderas. «Es como cuando aprietas la arena para construir un castillo de arena en la playa», explica Martin. «Es un principio similar pero, en el caso de la madriguera de la iguana, ocurre bajo tierra».

Sin embargo, la falta de madrigueras de anidación que se abran camino hasta la superficie sugiere que el nido falló y que los huevos nunca produjeron crías.

Los investigadores pudieron fechar el rastro de la iguana en hace unos 115.000 años debido a los reveladores suelos fosilizados rojos. «El rojo indica minerales de hierro oxidados y no hay minerales de hierro nativos en esa zona», explica Martin. «Pero cada vez que hay un descenso en el nivel del mar, el Sahara se expande en tamaño creando grandes tormentas de polvo. Los vientos alisios llevan este polvo rojo a través del Atlántico y lo depositan en el Caribe». (Fuente: NCYT Amazings

Fuente: http://noticiasdelaciencia.com