En la mañana de este jueves se llevó a cabo la firma de convenio articulado entre la Universidad Nacional de La Rioja y el Gobierno de la Provincia – a través del Ministerio de Trabajo, lo que permitirá brindar capacitaciones para la promoción del desarrollo tecnológico, a fin de impulsar la inserción laboral en empresas de desarrollo de software.

En este sentido, en diálogo con Radio UNLaR el Decano del Departamento de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, Marcelo Martínez explico de donde nace esta iniciativa, “Este programa surge de empresas que se quieren radicar en La Rioja, que hacen desarrollo de software en el marco de lo que es la Ley de economía del conocimiento y que detectan esta posibilidad con jóvenes que son graduados y estudiantes avanzados de carreras afines a la tecnología y que necesitan una formación específica en tecnologías que ellos están utilizando”.

“Nos contactamos con el Ministro Federico Bazán para manifestarle esta necesidad de hacer una articulación entre el sector privado, sector público y la academia para gestar este proceso de formación rápido para que terminen de armar ese perfil que hoy se demanda para que esas empresas se radiquen, contraten riojanos y se desarrollen desde La Rioja”, agregó Martínez.

Las capacitaciones dan inicio en febrero y tiene una duración de 6 meses. Existirán otros agregados como el fortalecimiento del inglés a nivel de conversación y cursos de formación de competencias blandas, “Esto les servirá para la preparación de una entrevista de trabajo, para el armado de un curriculum, en el manejo de las redes sociales para las postulaciones, que son herramientas que les pueden ser de utilidad porque el mercado de desarrollo de software es muy demandante”.

Una vez que culminen los 6 meses de capacitación, «Se seleccionara a un numero de personas que serán becadas para luego ser insertadas en estas empresas como empleados de las mismas. Dichas empresas tienen como compromiso radicarse en La Rioja», indicó el Decano.

La capacitación, con duración máxima de cuatro semanas, se desarrollará bajo la modalidad virtual y las clases se organizarán en cursos. Asimismo, cada encuentro será grabado y se pondrá a disposición para quienes no puedan asistir.

Ya hay más de 70 personas inscriptas.