Marcos Ferrer recordó a los fallecidos en la voladura de 1995. “Él nunca pudo probar su inocencia”, aseguró con respecto a la causa por la que estuvo detenido el expresidente.

El expresidente Carlos Saúl Menem murió este domingo a los 90 años. Tras conocerse la noticia, Alberto Fernández decretó tres días de duelo nacional. Sin embargo en la ciudad cordobesa de Río Tercero, donde en 1995 tuvo lugar la voladura de la Fábrica Militar y en cuya causa estuvo involucrado el exmandatario, adelantaron que no acatarán la medida. Por el hecho murieron 7 personas y hubo más de 300 heridos.

Marcos Ferrer, intendente de la localidad cordobesa, explicó en diálogo con TN: “El expresidente es para nosotros el mayor responsable del atentado a la Fábrica Militar de Río Tercero, no por indicios o sospechas sino porque judicialmente ya avanzó la causa y se mostró el móvil por el cual se voló el lugar, que era hacer desaparecer las pruebas de la venta de armas a Ecuador y Croacia”.

En ese sentido el funcionario se refirió al proceso judicial que involucró a Menem y que lo llevó a estar detenido en la causa: “Él nunca pudo probar su inocencia y en el inconsciente colectivo acá el máximo responsable del atentado es Menem, que además minutos después de que explotó la fábrica tuvo el tupé de venir a anunciarnos a nosotros y a todo el país que había sido un incidente y no un atentado”.

Asimismo, Ferrer indicó: “Murió un presidente nefasto para la Argentina que dejó un legado de corrupción y fue el que la instaló en el Estado. Fue el que instauró la Justicia federal que hoy es la que no lo condena. La Justicia es hija del legado menemista”.

Por último, el intendente de Río Tercero remarcó su postura: “No vamos a adherir a los 3 días de duelo porque no tenemos ningún pesar por esa perdida”.

Antes de hablar con TN, Ferrer se expresó desde su cuenta de Twitter donde manifestó: “Murió Carlos Menem en la más absoluta impunidad. Pero la muerte no reivindica. No trae olvido a la memoria ni hace digno al canalla. Solo la Justicia nos hace libres, nos seca las lágrimas, nos devuelve la paz”.