Luis Chocobar, efectivo de la Policía Local de Avellaneda, está acusado de matar de dos disparos en 2017 a Juan Pablo Kukoc, un joven que huía tras robar y apuñalar a un turista en La Boca.

El juicio al policía bonaerense Luis Chocobar por el homicidio de un joven que acababa de asaltar y apuñalar a un turista norteamericano en diciembre de 2017, en el barrio porteño de La Boca, se reanuda este miércoles con la declaración de más testigos, informaron fuentes judiciales.

La audiencia comenzará a las 11 en los Tribunales de Comodoro Py con los testimonios presentados por la defensa del acusado de haber sido el cómplice de Juan Pablo Kukoc (18), el delincuente fallecido a balazos.

En la previa de la feria judicial, peritos balísticos de la policía dieron detalles de la trayectoria de los disparos efectuados por el policía Chocobar y de los expertos del Cuerpo Médico Forense que informaron sobre el resultado de la autopsia.

Fuentes judiciales dijeron a Télam que el Tribunal Oral de Menores (TOM) 2 pasó a un cuarto intermedio hasta este miércoles con la declaración de testigos de la defensa del cómplice de Kukoc, que por entonces tenía 17 años y que está siendo juzgado en el mismo debate.

Durante esta etapa del juicio que comenzó el 9 de diciembre pasado, los jueces realizaron una inspección ocular en el lugar del hecho junto a los abogados defensores, de la querella y hasta el propio Chocobar.

Esa medida se inició en la puerta de la casa del policía, ubicada en las calles Del Valle Iberlucea y Olavarría, a una cuadra y media de donde sucedió el ataque.

Luego continuó sobre Garibaldi, entre Brandsen y Olavarría, donde realizaron un relevamiento de las cámaras de seguridad que captaron el hecho y cuyas imágenes fueron incorporadas al expediente.

Chocobar y el turista estadounidense Frank Wolek.

Chocobar y el turista estadounidense Frank Wolek.

El recorrido continuó luego en el lugar donde ocurrió el robo al turista norteamericano Frank Wolek (60), en una calle peatonal lindera a las vías del ferrocarril, y se dirigieron a la esquina de la calle Olavarría, donde la víctima cayó producto de la puñalada que recibió.

La reconstrucción ocular, que duró aproximadamente una hora y media, finalizó sobre la calle Suarez, donde Kukoc cayó tendido en el asfalto producto de dos disparos y donde se observó en una grabación de una cámara de seguridad que intervino un efectivo de la Policía de la Ciudad.

En otra audiencia, el turista estadounidense aseguró por videoconferencia desde su país que los delincuentes lo atacaron por detrás y que en un principio creyó que eran trompadas que le daban en el estómago y en el pecho, hasta que se dio cuenta que lo estaban apuñalando.

Wolek aseguró que en esa oportunidad estaba tomando unas fotografías en la zona cercana a Caminito y vio a un grupo de jóvenes, por lo que decidió alejarse un poco.

Sin embargo, dos personas lo tomaron por detrás y sin mediar palabra comenzaron a tirarle de la cámara de fotos, tras lo cual comenzó a sentir golpes en su cuerpo.

«Creyó que eran trompadas que le daban en el estómago y en el pecho y se dio cuenta cuando vio la sangre y un cuchillo que lo estaban apuñalando, en ningún momento sintió dolor, sino pánico», dijo el abogado Fernando Soto, representante de Chocobar, respecto a la reconstrucción del testimonio del turista norteamericano.

El fotógrafo afirmó que el ataque fue cometido por detrás «todo el tiempo» y que desde arriba del hombro y desde el costado lo apuñalaron hasta sacarle la cámara.

En tanto, Ivonne Kukoc, la madre del asaltante muerto afirmó al declarar como testigo en el juicio que confía «plenamente» en el tribunal que tiene a su cargo el debate y se lamentó porque su hijo no pueda tener «un juicio justo» de la misma manera que la tiene el efectivo que está siendo juzgado.

El asalto al estadounidense ocurrió a pocos metros de Caminito, en La Boca, por donde la víctima paseaba a pie con su cámara fotográfica y fue interceptada y apuñalada con fines de robo por dos delincuentes, el menor de edad y Juan Pablo Kukoc.

Tras el ataque, ambos asaltantes salieron corriendo, pero mientras uno logró escapar, Kukoc fue interceptado a tres cuadras por dos transeúntes que habían visto el ataque.

Instantes después, llegó al lugar Chocobar, efectivo de la Policía Local de Avellaneda, quien se identificó y, según declaró luego, le pidió que se detenga, tras lo cual efectuó disparos, dos de los cuales alcanzaron a Kukoc en el muslo izquierdo y el mortal, en la zona de la baja espalda.