Ambos espacios ofrecen actividades gratuitas para todas las edades, con inscripción previa para aprovechar el tiempo libre y divertirse.

Con actividades virtuales y presenciales el Centro Cultural Haroldo Conti y el Centro Cultural de la Ciencia proponen para las vacaciones de invierno talleres, obras de teatro y recitales para niños, niñas y sus familias.

El Centro Cultural Conti ofrece actividades gratuitas e inscripción previa para todas las edades, para participar de un laboratorio virtual de stop motion, que consiste en hacer figuras de animación con objetos de uso cotidiano.

Los talleres tendrán lugar el sábado 24 de julio de 11 a 13, y el sábado 31, de 17 a 19, con inscripción en centroculturalconti.jus.gob.ar. Asimismo, se podrá disfrutar de los cortos Objetos animados, que estarán disponibles por Youtube hasta el domingo 1 de agosto hasta las 23.59.

En tanto, este miércoles a partir de las 16, está programada la obra de teatro «Cronopio de cartón», a la que se podrá asistir en forma presencial en Avenida del Libertador 8151, y el martes 27, a las 16, se exhibirá «Babka y el gran viaje al pequeño libro», ambas con inscripción previa.

Por otra parte, el sábado 24 de julio a las 19, tendrá lugar un recital de Adriana Varela, con inscripción previa, y el sábado 31 finalizan las actividades con la proyección de una película y un cierre musical a cargo de Daniel Melero, a partir de las 19.

El Centro Cultural de la Ciencia C3 propone un espectáculo teatral para familias y público infantil de 5 a 11 años. En “¡Rescate en el espacio! Explora ZOOM” los espectadores accederán a una aventura virtual en el espacio, más allá del sistema solar.

Las funciones se realizarán en forma presencial los domingos 25 de julio y 1 de agosto, a las 17 horas, cupos limitados, con inscripción previa.

La obra de teatro, con idea y dirección de Cristián Palacios y producción del C3, propone un viaje acompañados de dos astronautas y un ingeniero espacial que guiarán a los chicos y chicas.

“La idea es que armen sus propias naves espaciales caseras y sus propios trajes de astronautas con lo que tengan a mano”, explicó Palacios, quien señaló que la obra está inspirada en los viajes extraordinarios de Julio Verne y «se propone recuperar ese espíritu del asombro, del misterio, que en definitiva “es la condición de posibilidad para todo descubrimiento científico”.

Fuente: http://www.telam.com.ar